El Generalife de la Alhambra de Granada

02/06/2020
Posted in Granada
  • by Alejandro Martín Ordóñez
02/06/2020 Alejandro Martín Ordóñez

El Generalife de la Alhambra de Granada4 min read

El Generalife es la villa con jardines utilizada por los reyes musulmanes de Granada como lugar de retiro y descanso, en las cercanías de la Alhambra. Es una de las partes que más belleza aportan al conjunto palaciego, rebosante de naturaleza y magia. Del significado de su nombre existen distintas interpretaciones: Jardín del Intendente, del Arquitecto (alarife), Huerta del Zambrero, etc.

 

Historia del Generalife

Se construyó a mediados del s. XIII, y según reza una inscripción de 1319, el rey Abu I-Walid Isma’il (1313-1324) lo redecoró, lo que lo hace anterior a la construcción de Palacio de Comares. Tras la conquista en 1492, los Reyes Católicos concedieron la finca a un alcaide para su custodia y aprovechamiento. Dicha alcaidía pasó a perpetuidad, a partir de 1631 a la familia Granada-Venegas, hasta que se incorporó al Estado en 1921.

Es difícil saber el aspecto original del Generalife, ya que ha ido sufriendo modificaciones y reconstrucciones durante toda la etapa cristiana. La villa fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

Ubicación del Generalife

Jardines y fuentes de El Generalife

El Generalife está situado fuera de las murallas de la Alhambra, al este, en la ladera del Cerro del Sol, donde se ocupan los valles del Genil y el Darro. En la época de su construcción, estaba situado fuera del perímetro de la Granada musulmana, y carecía de comunicación directa con la Alhambra, era su acceso principal el camino del Barranco Aikabia, la actual Cuesta de los Chinos, que ascendía desde el río Darro.

Cerca del Generalife, y relacionadas con él, se encuentran diversas construcciones de época nazarí, como Los Albercones, los restos del palacio de Dar al-Arusa y la Silla del Moro.

 

Diseño y características del Generalife

Está formado por un conjunto de edificaciones, patios y jardines, que lo convierten en uno de los mayores atractivos que ver en Granada. Desde el exterior se contemplan dos pabellones situados a norte y sur, y comunicados por un patio recorrido por el curso del agua.

 

Patio de la Acequia

Patio de la Acequia

El primero y más emblemático de los patios es el llamado de la Acequia. Es en este punto donde se encuentra la Acequia Real, encargada de llevar el agua a todos los huertos y al conjunto en general de la Alhambra. El resto del patio está ocupado por distintas especies vegetales que han ido variando según los gustos de la época.

En la actualidad encontramos setos de arrayán, naranjos, cipreses y rosales. Al fondo del patio de la Acequia, y tras un pórtico de cinco arcos, se accede a la Sala Regia, decorada con yeserías, y que conduce al mirador Ismail I del siglo xiv.

Patio del Ciprés de la Sultana

Atravesando la alcoba lateral de la Sala Regia se asciende, al nivel de un corredor abierto, al denominado Patio del Ciprés de la Sultana. La edificación porticada data de 1584, frente a la que se desarrolla un intimista patio ajardinado de gusto barroco.

En el centro se encuentra una alberca con dibujo en planta en forma de «U», en cuyo centro se dispuso, en el siglo XIX, otra mas pequeña de la que sobresale una fuentecilla de piedra.

Patio del Ciprés de la Sultana

Escalera del agua

A través de la escalera de los leones, se llega a los denominados Jardines Altos del Palacio. Para ello pasaremos por la Escalera del Agua.

Esta escalera protegida por una bóveda de laureles, está diseñada de forma acorde con los usos del sultán medieval. El objetivo principal de dicha escalera era comunicar el palacio del Generalife con una pequeña capilla situada en lo alto de la colina.

Jardines Altos

Estos jardines completan el área palaciega del Generalife al que sirven de cobertura en su parte más elevada, disponiendo por ello de una orientación y de una de las vistas más destacadas de la villa.

Este espacio nos permite una vez más comprobar el contraste entre los dos universos aquí presentes: el medieval y el renacentista. Pequeñas fuentes alternadas con ejemplares arbóreos de hoja perenne y caduca, hacen de este lugar un pequeño y romántico jardín botánico.

 

 

Artículos relacionados