Partes del Coliseo Romano: curiosidades de su construcción

03/01/2020
Posted in Roma
03/01/2020 Lucía Poyo

Partes del Coliseo Romano: curiosidades de su construcción5 min read

Conoce cada rincón y las partes del Coliseo Romano más importantes

Se podría decir que el Coliseo es la mayor atracción turística de Roma. Un antiguo anfiteatro con capacidad para más de 50.000 espectadores que se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad. ¡Y con razón! Ya que se trata de una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno

En Kolaboo queremos que conozcas todo el trabajo que hay detrás de, nunca mejor dicho, esta maravilla que en su momento fue protagonista de emocionantes batallas de gladiadores y espectáculos. ¡Sigue leyendo para explorar cada parte del coliseo!

Y por supuesto no te olvides de coger tus entradas al Coliseo Romano para disfrutar de una de las atracciones turísticas y demandas de Roma.

Autor del Coliseo

Actualmente se desconoce la identidad del arquitecto del Coliseo, al igual que ocurre con muchos edificios públicos de la ciudad. Sin embargo, lo que sí sabemos con certeza es que fue mandado construir por el emperador Vespasiano de la dinastía Flavia y se dio por finalizado durante el reinado de su hijo Tito. Posteriormente sufrió modificaciones al ser reformado con el emperador Domiciano.

Origen de su nombre

Este símbolo de Roma conocido en la antigüedad como el Anfiteatro Flavio, por ser construido durante la dinastía Flavia, esconde una historia bajo su nombre actual.

Descubre todo acerca de la construcción del anfiteatro más importante de Roma

Se dice que tras el incendio provocado que tuvo lugar en la Antigua Roma en el 64 y durante el reinado del emperador Nerón, el arquitecto Zaenodoro construyó una estatua de bronce en su honor de más de 30 metros de altura. Ésta fue ubicada junto a la que fue su residencia, La Domus Aurea (aunque posteriormente fue trasladada al Templo de Venus y Roma) y recibió el nombre de El Coloso o Coliseum. 

Debido a la cercanía del anfiteatro con esta estatua se le acabó conociendo como el Coliseo.

Estructura y fachada del Coliseo Romano

El Coliseo Romano es una gran estructura con forma ovalada que tiene las siguientes: 189 m de largo, 156 m de ancho y 48 m de altura. 

Este famoso anfiteatro tiene tres pisos, cada uno está compuesto por 80 arcos de medio punto sostentados por columnas. En la fachada se superponen los ordenes: las pilastras del primer piso son de orden toscano, las del segundo de orden jónico y las del tercer piso son corintias.

Existe un cuarto piso de orden compuesto formado por una pared ciega con columnas adosadas y un pequeño hueco cada dos vanos. 

Partes del Coliseo Romano

En el anfiteatro se pueden distinguir 3 partes fundamentalmente. Algunas de ellas como el terreno de juego no pueden verse en la actualidad debido al terremoto que tuvo lugar en el siglo XIV y al bombardeo que sufrió la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial.

La Arena

El escenario es ovalado (75m x 44m) y su suelo era de madera recubierto de una capa de arena. Es una de las partes del Coliseo Romano más importantes, ya que sobre él tenían lugar las más sangrientas batallas de gladiadores y espectáculos.

Partes del Coliseo Romano - la arena y red de túneles

Bajo la arena encontrabas una gran red de túneles y mazmorras, también llamada hipogeo, que servían para alojar a los protagonistas de los espectáculos: gladiadores, animales, detenidos, etc.

Además, esta plataforma disponía de montacargas y trampillas que conectaban rápidamente el terreno de juego con el hipogeo y que hacían el espectáculo mucho más interesante.

Con la llegada al poder del emperador Constantino los espectáculos de animales y pelas de gladiadores fueron cayendo en el olvido y más tarde el anfiteatro se convirtió en fortaleza para la familia Frangipani.

Las Gradas

80 filas de gradas componían el Coliseo para albergar a los 50.000 espectadores que tenían la suerte de pasar unas horas llenas de diversión y entretenimiento. Normalmente lo hacían de forma gratuita ya que la mayoría de los espectáculos eran pagados por el Estado o por particulares.

Las gradas más cercanas a la arena estaban reservadas para la gente más poderosa e importante como el Emperador, los senadores y los sacerdotes. El resto se dividía entre las diferentes clases sociales, siendo las gradas superiores aquellas en las que se situaban las mujeres y los extractos más inferiores de la sociedad.

El acceso a las gradas se hacía a través de los denominados vomitorios. Había más de 70 vomitorios en el anfiteatro y en menos de 15 minutos las 50.000 personas podían llegar a través de ellos a sus respectivas gradas.

Gradas del Coliseo de Roma

El Velario

Se trataba de una gran lona desplegable que se utilizaba para cubrir el anfiteatro y proteger a los romanos del sol en días excesivamente calurosos. Esta cubierta primero era de tela de vela, pero más tarde fue sustituida por lino y estaba dividida en varios sectores.

Más de 200 mástiles soportaban los cables con poleas que sujetaban la cubierta y cada sector podía desplegarse independientemente del resto. Quienes se encargaban de su funcionamiento eran auténticos marineros de la flota de Miseno.

En ocasiones cuando se realizaban espectáculos de noche, se colgaban del velario numerosos candelabros para alumbrar bien la arena y no perder detalle de la ceremonia. 

Materiales de construcción del Coliseo Romano

Los materiales principales que se usaron para dar forma a esta magnífica estructura son los siguientes:

  • Travertino: principalmente este material fue utilizado para construir los soportes del Coliseo y la planta baja.
  • Ladrillo: fue utilizado para las paredes del anfiteatro.
  • Cemento: este material lo encontrarás en las bóvedas.
  • Mármol: usado para los asientos, estatuas, decoraciones y paredes exteriores.
  • Madera: como has leído antes, este material se utilizó para crear la plataforma del terreno de juego.

Y como última curiosidad te contamos que los asientos y las escaleras fueron construidos fuera del Coliseo, en diversos talleres, para ser trasladados posteriormente e instalados en el anfiteatro.

Ahora que ya eres un experto en todo lo relacionado con la arquitectura del Coliseo Romano, no pierdas la oportunidad de visitarlo durante tu viaje a la capital de Italia para contagiar tus conocimientos a tus queridos y afortunados acompañantes 😉

Artículos relacionados